Un endulzante natural

A los 18 años, Javier Larragoiti recibió una terrible noticia de su padre: “soy diabético”, le dijo. Así fue como pasó de verlo jovial y alegre a cansado y triste. El azúcar era tal parte de la vida de su papá, que aún diagnosticado seguía consumiéndolo.

Así empezó la travesía del emprendedor mexicano que creó con su empresa Xilinat un endulzante natural, el xilitol, que se ve y sabe como azúcar, pero que tiene propiedades benéficas para la salud: controla los niveles de glucosa en la sangre, es bajo en calorías y protege los dientes de la caries.

Este producto, reconocido por Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) como una de las promesa en innovación en América Latina, podría ayudar a miles de diabéticos en México y el mundo, pues incentiva la producción en el cuerpo de insulina. Un avance nada menor en un país con altas tasas de obesidad y muertes por diabetes.

CUARTOSCURO

Cada año mueren más 98 mil mexicanos por diabetes, la causante del 15% del total de defunciones en el país, según datos de la Secretaría de Salud y el Inegi de 2017. Además, en México el 73% de los adultos y el 35% de niños y adolescentes tienen sobrepeso u obesidad, que es factor de riesgo para desarrollar diabetes.

 

La experiencia MassChallenge

Javier Larragoiti veía como un importante trato con una empresa cervecera se le iba de las manos. Cuando inició el programa de aceleración de MassChallenge, en mayo de 2018, el CEO y fundador de XiliNat, una start-up que transforma los residuos del maíz en un sustituto del azúcar, luchaba contra una universidad privada para recuperar la patente de su empresa. En la batalla perdió a su equipo de trabajo y se quedó solo.

“La universidad con la que tenemos la patente de producción nos puso trabas para el licenciamiento. Sin ésta nadie quiere invertir en ti, no puedes producir y no tienes libertad de operación”, explicó Larragoiti. A lo largo del programa, la start-up recuperó su patente. Larragoiti tuvo el apoyo de la aceleradora y la red de contactos que creó durante el procesos: su mentor Miguel de la Colina, personal del despacho de abogados Baker McKenzie y de su nueva socia, Isabela Fernández.

“Mi nueva socia se sumó cuando comenzábamos MassChallenge, justo cuando Xilinat estaba a nada de dejar de existir”, reconoció el emprendedor. Para la noche de 7 de noviembre, el panorama había cambiado y el emprendedor tuvo grandes motivos para celebrar.

Xilinat recibió uno de los cinco premios que MassChallenge otorgó a las start-ups más destacadas de su programa de aceleración en el que participaron 36 compañías. En conjunto, éstas levantaron 11 millones de dólares este año, aseguró Camila Lecaros, managing director de la aceleradora en México. “Es la primera vez que tenemos a tantos ganadores”, destacó la ejecutiva. La empresa de Larragoiti recibió el segundo lugar del Premio Diamond, que por primera vez entrega el organismo.

Ahora, Larragoiti se enfocará al crecimiento de su start-up e indica que retomará el trato con la empresa cervecera. “Tenemos un pequeño lote de producción que va salir a venta, pero estamos buscando inversión -300,000 dólares- para producir más”, indicó el empresario, quien afirma tener una lista de espera de 3,000 clientes para el sustituto de azúcar.

Larragoiti aprendió una importante lección de esta experiencia. “Todo es networking, no sólo en México, sino a nivel mundial”, señaló el emprendedor quien, junto con otros galardonados compartieron con Expansión algunas de las lecciones que les dejó el proceso de aceleración en MassChallenge.

Xilinat: una opción para mejorar la vida de las personas

Xilinat es un endulzante es derivado de la sustancia llamada xilitol y tiene un sabor similar al azúcar. Puede ser consumido libremente por diabéticos, previene la caries y además es bajo en calorías.

Su producción es sustentable al utilizar el olote del maíz como materia prima.

XiliNat fue el proyecto ganador del INC Accelerator, del festival de emprendimiento INCmty.

Sus inicios

La idea surgió luego de que su padre fuera diagnosticado con diabetes, por lo cual se interesó e investigó sobre el tema.

“Ahí nos dimos cuenta que no existen opciones atractivas para que la gente deje de utilizar azúcar”, comentó Javier.

“Empezamos a buscar opciones, maneras de impulsar la gente las aceptara y hacerlas económicas para que fueran accesibles a todos”, afirmó.

iStock

Fue entonces cuando halló como opción el xilitol, una sustancia que se extrae de madera de árbol de abedul y que es usado en la industria para endulzar bebidas bajas en calorías o chicles.

“Comenzado a investigar el por qué no se había hecho popular, me di cuenta que era sumamente costosa”, aseveró Javier.

Azúcar de diversos tipos

Cuando Javier halló una manera más económica de conseguir el xilitol mediante la fermentación de residuos de maíz, fundó Xilinat junto con Isabella Fernández y Alexis Heredia.

Su empresa compra estos residuos a productores maiceros, mejorando su economía y promoviendo la sustentabilidad.

Beneficios

  • Mismo sabor que el azúcar
  • Ayuda a regular la glucosa en la sangre
  • Previene diabetes y obesidad
  • Protege los dientes de caries
  • Tiene 40% menos calorías y 75% menos carbohidratos que el azúcar

El futuro

Ahora tendrán la oportunidad de participar en el Extreme Tech Challenge, una de las competencias de emprendimiento más grandes del mundo, organizada por el empresario británico Richard Branson.

Esto significa que esta empresa se integra automáticamente al reto del fundador del Grupo Virgin.

“Todos los startups de INC Accelerator Seed entran directamente a la competencia. Ahora Extreme Tec Challenge Latinoamérica es igual a INC Accelerator Seed, que da la oportunidad de participar la ronda mundial”, dijo Josué Delgado, director de INCmty.

Actualmente XiliNat está en proceso de patente y de protección de propiedad intelectual en México, Estados Unidos y Europa, y abierta a inversionistas.